Cumplir tus sueños tiene un precio muy alto, pero no tan alto como el precio que tendrás que pagar por no cumplirlo. Si quieres tener éxito, tienes que inspirarte y tomar acción, comprométete hasta el final. Enfréntate a lo desconocido sin conocer todas las respuestas. La mayoría de las respuestas llegan con la acción.

“Los triunfadores no son perfeccionistas, son improvisadores”

EMPIEZA HOY !

Deja un comentario